Política

¿Seguro que se escoge bien la cancha? Por Víctor Maldonado R.

Víctor Maldonado R. Sociólogo

Licenciado en Sociología y Magíster en Ciencias Políticas, ambas de la Universidad de Chile.

El Gobierno ha afirmado su compromiso con la búsqueda de la verdad en el caso del conscripto Franco Vargas, de 19 años, quien falleció durante una marcha en Putre. Otros 45 compañeros también sufrieron problemas respiratorios y gastrointestinales durante el evento.
La tramitación de la reforma previsional lleva 20 meses y lo que llama la atención es la paciencia infinita de la ministra Jara para seguir buscando el acuerdo.

¿Seguro que se escoge bien la cancha? Por Víctor Maldonado R.

Por mucho que llegue a ser exasperante, no se puede cambiar la tramitación legislativa mediante presión externa. Nada positivo se consigue con ello.

La tramitación de la reforma previsional lleva 20 meses y lo que llama la atención es la paciencia infinita de la ministra Jara para seguir buscando el acuerdo.

Por el tiempo tomado en la tramitación, ahora se prepara la iniciativa, por parte de alcaldes y parlamentarios oficialistas, de empezar a realizar consultas ciudadanas. Tiene la forma de un avance, pero encausa el debate por un procedimiento más cercano al de una campaña electoral.

Te puede interesar: En una primaria importa discutir sobre lo mismo

Cuando eso suceda, las posiciones se rigidizarán y las diferencias se marcarán. Si motivar que la “población opine” fuera una buena idea, no se entiende por qué tan ingenioso procedimiento no es empleado con más frecuencia cada vez que un tema en debate parlamentario resulta de amplio interés. La respuesta es por su tendencia a escalar.

Los límites se fuerzan, la movilización se amplía, el propósito ya no es legislativo. Las audiencias existen para escuchar a los grupos de presión en las comisiones parlamentarias.

Las consultas ciudadanas son significativas porque movilizan a los cercanos en apoyo de un proyecto presentado en forma parecida a los propósitos originales del oficialismo. Sin embargo, ocurra lo que ocurra, aún de ser aprobada una reforma, ella tendría una semejanza bastante remota con el original.

Esto cambia la orientación del esfuerzo principal. El diputado Luis Cuello, del PC, ha dicho que se trata de “abrir la cancha”, pero más bien se trata de abrir las sedes del club porque los que esperan mejores pensiones no se mueven en abstracto y los que se movilizarán son, como siempre, los convencidos.

El tiempo se acorta cada vez más porque todos han colaborado para que así suceda. Estamos llegando al tramo final y hay que escoger cómo enfrentar su etapa resolutiva.

En esto se puede tener una percepción equivocada.

Hace tiempo que la izquierda dejó de tener el predominio exclusivo en la movilización social. En este caso, la ministra está pensando en encuentros con la comunidad en los que dé a conocer las virtudes del proyecto.

Las cosas tienen su propia dinámica y la convocatoria a consultas terminará en movilizaciones masivas. Es bien probable que aquellos que estén dispuestos a manifestarse en contra del proyecto sea igual o superior a los que están a favor.

La idea de “quedarme con toda mi plata” se entiende rápido y crea adhesión. Con las movilizaciones cruzadas quedaríamos en tablas, pero dejaríamos un espacio libre a los más polarizados. A ellos se les daría la excusa perfecta para obtener una postergación del proyecto porque, a esas alturas, los matices introducidos a la propuesta original contarán con cada vez menos apoyo.

Este es el costo que se podría pagar.

Al punto muerto habrían colaborado todos y no se le podría adjudicar exclusivamente a la derecha. Se mantendría la bandera reivindicativa de izquierda intacta a cambio de un avance nulo.

En caso de querer conseguir avances, agregar un paso dilatado más de instancia participativa pareciera innecesario. Este es el momento de escoger una estrategia consistente y no tejer una con retazos de varias.

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo