Internacional

A pesar de la críticas de organizaciones de DDHH Estados Unidos entregaría bombas de racimo a Ucrania

Agencias

La decisión elude la prohibición legal existente para la producción, empleo y suministro de este tipo de armas.

Según la prensa estadounidense, el Pentágono prepara un nuevo paquete de armas y municiones para entregar a Ucrania, que podría incluir las controvertidas bombas de racimo -consistentes en pequeños explosivos diseminados por un amplio radio- y que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se dispone a hacer un anuncio oficial al respecto.

“Se están considerando las municiones en racimo. Cuando anunciemos oficialmente los planes, proporcionaremos más detalles”, prometió con cautela el portavoz del Pentágono, Pat Ryder.

La producción, uso y suministro de estas bombas está prohibido internacionalmente, principalmente porque se considera extremadamente peligroso para la población civil.

El diario The Washington Post destacó que la medida se produce en momentos en que los ucranianos están sufriendo una disminución en sus arsenales de munición de artillería convencional suministrada por Occidente y creciendo la preocupación sobre la lentitud de la contraofensiva ucraniana contra las tropas rusas en el sureste del país.

Según HRW, tanto las fuerzas ucranianas como las rusas vienen utilizado bombas de racimo.

El asesor de la oficina presidencial ucraniana Mijailo Podoliak defendió el suministro de estas municiones por parte de Estados Unidos y enfatizó que «los ‘activistas por los derechos humanos’ lanzan una agresiva campaña de lobby… no para expulsar a Rusia de Naciones Unidas, sino para torpedear el suministro de armas a Ucrania».

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en tanto, afirmó que corresponde a cada Estado miembro de la Alianza, de manera individual, decidir si entrega bombas de racimo a Ucrania.

«Corresponde a los aliados individuales tomar decisiones sobre la entrega de armas y suministros militares a Ucrania y corresponderá a los Gobiernos decidir, no a la OTAN como Alianza», declaró el político noruego durante una rueda de prensa previa a la cumbre de líderes aliados que se celebra en Vilna la próxima semana.

HUMAN RIGHTS WATCH

Las bombas de racimo explotan en el aire sobre un objetivo, liberando decenas de explosivos más pequeños en un área amplia, muchos de los cuales no acaban por estallar, lo que crea un problema de seguridad para la población civil a largo plazo.

Human Rights Watch (HRW) denunció en un comunicado el uso de bombas de racimo por parte de Rusia y Ucrania, pidiendo también a Estados Unidos que no envíe este tipo de municiones a sus aliados ucranianos, que se las solicitan a Washington desde hace meses.

“Las fuerzas ucranianas han utilizado munición de racimo que ha causado la muerte y heridas serias a civiles. Las fuerzas rusas han usado de manera extensiva munición de racimo, causando numerosas muertes de civiles y heridas graves”, señala el comunicado de la organización proderechos humanos.

HRW pide a ambos bandos dejar de utilizar este tipo de armas y afirma que “Estados Unidos no debe transferir munición de racimo a Ucrania”.

Ese fue el comunicado que causó la airada protesta del asesor de la oficina del presidente Zelenski, quien criticó a HRW por “acusar a los ucranianos de no desarmarse lo suficiente” mientras Rusia “invade Ucrania” y “desencadena una guerra genocida brutal” en la que “mata civiles, organiza ejecuciones públicas, viola a mujeres y secuestra niños”, recalcó Mijailo Podoliak.

Ucrania ha acusado en repetidas ocasiones a varias organizaciones de equidistancia entre el país atacado y el agredido en este conflicto.

Podoliak se preguntó en su mensaje si “la invasión de agentes rusos ha destruido los imperativos morales» de algunas organizaciones internacionales.

Añade aquí tu texto de cabecera

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 4 =