Política

A pueblo sensato, gobierno que propone lo posible Por Víctor Maldonado R.

Víctor Maldonado R. Sociólogo

Licenciado en Sociología y Magíster en Ciencias Políticas, ambas de la Universidad de Chile.

Es al gobierno al que le importa el programa, a la ciudadanía le interesan los resultados.

A pueblo sensato, gobierno que propone lo posible Por Víctor Maldonado R.

La condonación del Crédito con Aval del Estado (CAE) está trayendo un debate de fondo que ha ido mutando de centro de interés.

Partió como la exigencia de cumplir una promesa incluida en el programa.

¿La vida por el CAE?

Sin embargo, cada vez más se ha empezado a debatir sobre la pertinencia ética de mantener semejante promesa y este punto de vista no había aparecido hasta el momento.

La crítica ha provenido tanto de personalidades de centroizquierda como de la oposición, mostrando, nuevamente, una tendencia creciente a tratar los temas en profundidad, por lo que las diferencias en dos bloques no son la pauta.

Bien encausado, este debate puede otorgarle al gobierno una reforzada capacidad de maniobra, siguiendo la línea asumida en la ley corta de isapres.

El gobierno puede ofrecer una interpretación realista de lo que significa responder a una exigencia autoimpuesta, limitada por los recursos existentes, en los plazos que se requieran y, sobre todo, acotada a los casos que ameritan.

En la medida de lo posible

Ahora, tendrá que contentarse con todavía menos que en el tema de las isapres porque se trata de justificar una promesa, no de librarse de un colapso.

Lo que se necesita es un acuerdo estratégico y eso está fuera del alcance de la pura retórica y de algún tipo de magia que pueda generar el Presidente en su próximo mensaje, mucho menos de anuncios espectaculares que no convenzan.

Boric tiene que contar con el respaldo previo de sus coaliciones para comprometerse en lo alcanzable.

Las palabras tienen que acercarse a los hechos que se puedan verificar en un año.

Dejar de mirarse el ombligo en política

Para eso no necesita hablar mucho, sino hablar bien, lo que en esta ocasión significa dirigirse a los que dudan, mucho más que a quienes lo apoyan a todo evento.

Los grandes temas están pasando de ser atolladeros a tareas. Si se quiere que una promesa vaga pase a tener un cumplimiento efectivo, tiene que ser reinterpretada, acotada y escalonada en su cumplimiento.

Se efectúa en la medida en que las condiciones del país lo permitan y considerando una implementación justa, que nunca es una aplicación pareja para pobres y ricos.

Realismo político

La condonación del CAE puede  ser potencialmente una medida regresiva y no es cosa que un gobierno se considere de izquierda y deje a un país menos equitativo del que recibió.

Es deseable pasar del ideologismo al realismo.

¿Está el gobierno en condiciones de dar este paso?

Sin duda, porque consiste en ratificar un curso de acción que ya ha adoptado y que le permite asumir la iniciativa como no ha sido posible durante sus primeros años.

Alma de perdedores

Esta administración no necesitará ser derrotada por la derecha si decide perder por anticipado, intentando cumplir un programa que requiere más de un período presidencial para completarse, suponiendo que esto sea posible.

Es al gobierno al que le importa el programa, a la ciudadanía le interesan los resultados.

Te interesará leer también: La mejor fórmula para enfrentar intrigantes

Lo exigible es implementar cuanto permitan los acuerdos mayoritarios que se puedan alcanzar con la oposición.

Mantener las diferencias es optar por la inacción, la unidad no es unanimidad. Todo depende de que, en el paso a la concreción de logros limitados, el gobierno tenga el respaldo de sus coaliciones.

La lírica puede esperar al último mensaje.

Añade aquí tu texto de cabecera

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + dos =