Tendencias

Animales experimentan trastornos mentales similares a los humanos.

Algunas de las enfermedades más mortales que han afectado a la humanidad provienen de patógenos que han pasado de los animales a las personas.
Los estudios científicos han abierto el debate sobre los trastornos mentales que los animales experimentan de maner similar a los humanos.

Los estudios científicos han abierto el debate sobre los posibles trastornos mentales que los animales experimentan de maner similar a los humanos.

Investigaciones en el campo de la neurociencia y la etología sugieren que condiciones como la ansiedad, la depresión e incluso la esquizofrenia podrían no ser exclusivas de los seres humanos.

Respuestas emocionales similares a las humanas

La investigación de Laurel Braitman, autora de «Animal Madness«, destaca casos de animales que exhiben síntomas que en humanos serían catalogados como enfermedades mentales.

Estos estudios se presentan en su discurso en una conferencia de TED, donde explora la psicología animal.

Por otro lado, Phil Weinstein, un neurocirujano, argumenta en su libro que las estructuras cerebrales que regulan las respuestas emocionales en numerosas situaciones son sorprendentemente similares entre humanos y animales.

Esto indica que el «hardware» neurológico básico comparte características comunes, lo que podría explicar la aparición de respuestas emocionales similares en diferentes especies.

Depresión en diversas especies

Los comportamientos como los tics observados en una tigresa rescatada y las conductas de autolesión en animales en cautiverio refuerzan la idea de que los animales pueden sufrir trastornos mentales.

Jane Goodall, reconocida primatóloga, documentó el impacto emocional severo en un chimpancé tras la pérdida de su madre, un comportamiento comparado con la depresión humana.

La investigación extiende su alcance a los animales que han servido en roles como perros policía o aquellos utilizados en laboratorios, donde se han observado signos de depresión y trastorno de estrés postraumático.

La comparación con los síntomas de estrés postraumático en humanos ha llevado al uso de medicamentos similares para tratar a estos animales.

Más allá de las anécdotas, un estudio publicado en ‘PLOS One‘ sugiere que incluso el aislamiento social puede tener efectos genéticos, como se observa en loros grises africanos que sufrieron daños en los telómeros de sus cromosomas cuando vivían solos.

Esquizofrenia en animales

Un estudio en «Frontiers in Human Neuroscience» analizó genes asociados con la esquizofrenia y el autismo en diversas especies de mamíferos, incluidos primates y delfines, encontrando cambios genéticos similares a los humanos.

Estos descubrimientos aún no ofrecen respuestas definitivas, pero abren caminos prometedores para un mayor entendimiento y tratamiento de las enfermedades mentales, indicando que tales condiciones podrían no estar limitadas al ámbito humano.

Añade aquí tu texto de cabecera

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =