Opinión

Elecciones en Guatemala: la democracia en peligro

Carmen Imperatore Petersen, Periodista y Escritora (también fantasma)

Guatemaltecos participan en masivas protestas para destituir a jueces y fiscales corruptos y defender la democracia

Las acciones de oscuros personajes que atentan contra la democracia reflejan una tóxica corrupción que se extiende por países de todo el mundo. Y Guatemala no es una excepción, porque tras los resultados de la primera vuelta electoral donde Bernardo Arévalo logró inesperadamente el segundo lugar, fiscales y jueces  han intentado por diversos medios neutralizar al candidato socialdemócrata del partido Semilla.

El 12 de julio pasado un juez inhabilitó a Semilla a petición del fiscal del Ministerio Público Rafael Curruchiche, cuyo negro currículo es notable, pues se encuentra en la Lista Engel de Estados Unidos, en la que Washington incluye a personajes vinculados a delitos de corrupción y obstrucción a investigaciones que buscaban desarticular  estructuras corruptas.

Otro factor importante que podría obstaculizar la llegada de Arévalo a la Presidencia durante la segunda vuelta del 20 de agosto próximo es un grupo de empresarios que consideran como una amenaza a sus intereses a cualquier candidato de centro o de izquierda. En 1957 esta elite económica creó el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), que como gremio empresarial hoy es probablemente el más poderoso en Latinoamérica…

Cacif integra a un selecto grupo que marca el rumbo más allá del gobierno de turno y es considerado el más voraz de América Latina y el Caribe.

-El sector empresarial influye en la formulación de políticas en toda América Latina, pero en ningún lugar tanto como en Guatemala -advirtió un informe del Banco Interamericano de Desarrollo en 2006.

En este contexto, Cacif opera casi como un partido político y su influencia abarca los medios de comunicación y otras estructuras del poder…

LAS MATANZAS DE RÍOS MONTT

El 12 de julio pasado a petición del fiscal Curruchiche, el juez  Fredy Orellana inhabilitó al partido de centro izquierda Semilla para impedir la participación de Bernardo Arévalo de León en la segunda vuelta de las elecciones guatemaltecas, el 20 de agosto próximo, donde se reemplazará al actual Presidente, el médico derechista Alejandro Giammattei. Sin embargo, las masivas protestas obligaron a la Corte de Constitucionalidad a revertir la medida que ponía en jaque su participación en el balotaje frente a la ex primera dama Sandra Torres, viuda de Alvaro Colom, quien gobernó Guatemala entre los años 2008 y 2012.
Hace un par de días, 48 cantones de Totonicapán exigen renuncia de Orellana y de los fiscales Consuelo Porras y Rafael Curruchiche…
La candidatura de Arévalo ofrece terminar con la corrupción y evitar que se vuelvan a cometerse los graves atropellos a los derechos humanos del pasado. Conformada en su mayoría por profesionales y académicos, es vista por parte del electorado como una opción viable contra las mafias. Con una larga trayectoria diplomática, representa también la influencia de su padre, José Arévalo Bermejo, primer presidente democrático elegido tras la Revolución de 1944 que, según algunos fue el mejor Jefe de Estado de Guatemala.

En este escenario donde oscuros personajes enquistados en el poder están intentando neutralizar a cualquier político equilibrado y enemigo de la corrupción, no producen extrañeza las maniobras para consumar un golpe electoral, equivalente a un golpe de Estado, porque ese país donde hasta hoy es posible sentir la presencia de los mayas entre sus descendientes de ojos rasgados y exóticas facciones, siempre ha estado en la cuerda floja… Entonces, también calza la candidatura de Zuri Ríos Sosa durante la primera vuelta eleccionaria. Hija de uno de los dictadores más crueles de Centroamérica, pese a la norma constitucional que prohibía su participación esta mujer de 55 años logró que la Corte de Constitucionalidad y una resolución de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos disolviera la norma que impedía que familiares de personas que ejercieron un golpe de estado puedan gobernar.

El padre de Zuri, Efraín Ríos Montt, estuvo a la cabeza de la política de exterminio de los nativos y fue condenado en 2013 por el genocidio de 1.600 indígenas en el norte de Guatemala entre 1982 y 1983, con el apoyo del entonces presidente de Estados Unidos, el actor Ronald Reagan. La condena quedó desautorizada días después por la manipuladora Corte de Constitucionalidad y Zuri Ríos ha negado reiteradamente las masacres de las que se acusó a su padre, acompañándole hasta el momento en el que se revocó la condena en su contra.

FUSILES Y FRIJOLES

En junio de 1982, Ríos Montt comenzó la campaña Fusiles y Frijoles, con la que pretendía, según sus propias palabras, “pacificar a los indios”. Si los mayas no oponían resistencia conseguirían frijoles, pero si se defendían serían exterminados con las balas de los rifles del ejército. El resultado fue la aniquilación de más de 600 aldeas en las regiones de Quiché y Huehuetenango.

-Las mujeres mayas eran violadas antes de ser asesinadas y los niños y niñas sufrían violentos ataques que prefiero no ejemplificar por su doloroso terror –me relató un balsero del lago Atitlán cuando estuve en Guatemala, hace un par de años-. El ejército destruyó ganado y miles de hectáreas de cultivos mayas. Más de cien mil indígenas fueron asesinados por culpa de Ronald Reagan y los militares guatemaltecos que traicionaron a mi patria. Y Reagan jamás pagó por sus delitos. Ni él ni Ríos Montt pagaron por sus crímenes contra la humanidad…

Mientras Reagan estuvo en el poder, la matanza a causa de la política de exterminio a los nativos se extendió por El Salvador, donde fueron asesinadas más de 70 mil personas; por Nicaragua con más de 20 mil muertos; por Honduras con doscientas desapariciones, y alrededor de cien mil masacrados en Guatemala.

Poco antes, el 24 de mayo de 1981, fue asesinado Jaime Roldós, ocultándolo bajo un supuesto accidente. El entonces Jefe de Estado de los ecuatorianos había recibido amenazas de multinacionales petroleras norteamericanas y del gobierno de Reagan, que no soportaron su política de derechos humanos y su firme condena a las dictaduras instauradas por el Pentágono y la CIA en el continente americano. Poco después fuentes informales y opositoras a la dictadura confirmaron que el magnicidio en el que había muerto Roldós, su esposa Martha, el ministro de Defensa, su mujer y cinco tripulantes, era un atentado orquestado por la CIA, con la participación del narcotraficante panameño Manuel Noriega y la confabulación del alto mando militar ecuatoriano.

EL INEFABLE VOTO NULO…

Días antes de la primera vuelta electoral en Guatemala, ProDatos y el medio Prensa Libre publicaron la última encuesta electoral en la que otorgaban el octavo lugar y el 2,5% de intención de voto al Movimiento Semilla que, en anteriores elecciones obtuvo cinco diputados en el Congreso, entre ellos Bernardo Arévalo, quien capitalizó el descontento con el sistema tradicional de partidos. El gran triunfador de las elecciones, sin embargo, fue el rechazo que se quintuplicó con respecto al año 2019, a través del voto nulo, que superó el 17% y fue la opción mayoritaria escogida por los guatemaltecos, por encima de cualquier candidatura política.

En ese escenario, Bernardo Arévalo supo movilizar a parte del electorado que aspiraba a un cambio de rumbo. De esta forma, Semilla obtuvo más de 654.000 votos, y logró superar a los candidatos que las encuestas postulaban en segundo y tercer lugar: el ex diplomático de Naciones Unidas Edmond Mulet, que obtuvo el 6,7% de los votos, y Zuri Ríos Sosa, hija del dictador acusado de genocidio, con 6,5%.

-De ninguna manera vamos a obedecer decisiones espurias e ilegales –declaró Bernardo Arévalo hace pocos días-. Estamos preparados para sortear cualquier proceso judicial que pudiese surgir en nuestra contra de cara a la segunda vuelta del 20 de agosto. Esto no es por nosotros o por Semilla, es por todo el país. Los poderosos ya no quieren que el pueblo decida libremente su futuro, pero los vamos a vencer…

Asegurando que contaba “con la razón, la verdad y un apoyo generalizado de la población”, recalcó que el voto nulo “es también un voto en contra del sistema, en contra de la corrupción. Nosotros proponemos convertir este rechazo en una fuerza positiva”.

-Vamos a asesorarnos de la gente que conoce cómo funciona la corrupción dentro del sistema guatemalteco –especificó-. Hay jueces, fiscales y abogados perseguidos, acusados e incluso encarcelados porque trabajaban en contra del delito. Tenemos la vergüenza de tener un exilio de estos operadores de justicia con los cuales pensamos trabajar y diseñar un Sistema Nacional Anticorrupción para comenzar a resolver los problemas.

Y lo más importante, dijo, “es un gobierno cuya cúpula actúa correctamente y es escrupulosa con cumplir con las leyes, porque la corrupción parte desde arriba”.

QUIEN GANARÁ EL 20 DE AGOSTO

-Sandra Torres y Bernardo Arévalo, la eterna candidata y el aspirante sorpresa –publican los medios guatemaltecos- son los dos personajes que se disputan la presidencia.

Licenciada en Ciencias de la Comunicación y empresaria, a los 67 años Torres postula a ser la primera mujer Jefa de Estado por el partido Unidad Nacional de la Esperanza, que se califica como socialdemócrata aunque según analistas  busca el voto de la población más conservadora del país. Hace poco, confesó que admira al Presidente Bukele de El Salvador y las medidas que ha tomado en contra de la mafia.

-Es posible  –asegura el analista guatemalteco Renzo Rosal-, que entre las dos opciones de segunda vuelta, la población más afín a propuestas de derechas opte por Torres en lugar de una candidatura más izquierdista como es la de Bernardo Arévalo, quien es poco probable que pueda establecer alianzas con otros partidos (…) también puede ser que la ciudadanía que en la primera vuelta no fue a votar o lo hizo nulo, ahora se decida por una opción distinta, que sin duda representa Arévalo…

El candidato a vicepresidente de la ex primera dama es un pastor evangélico y ambos se oponen a un posible regreso de la Comisión Internacional contra la Impunidad (Cicig), que combatió la corrupción en el país durante más de una década y llevó a la cárcel a dirigentes de alto perfil.

Torres fue detenida en 2019 por supuesta financiación electoral ilegal de su partido y asociación ilícita. Tras varios meses en la cárcel, pasó a arresto domiciliario hasta ser absuelta a finales del año pasado.

Durante el tiempo que falta para el 20 de agosto, Guatemala vive en vilo entre sucesivos fallos judiciales y acciones de la Fiscalía que han puesto en jaque el sistema democrático. Entre otros ataques se produjo un allanamiento a las oficinas del Registro de Ciudadanos para poner bajo custodia la documentación de Semilla. En el operativo participó la fiscal Cinthia Monterroso, quien en el pasado ha perseguido a periodistas críticos del gobierno actual y a ex fiscales que combatieron la impunidad…

-La próxima elección no es entre izquierdas y derechas –concluye Arévalo-, sino entre corrupción y decencia…

A buen entendedor, pocas palabras…

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =