Internacional

Escala el conflicto: España retirará a su embajadora en Argentina

Madrid, España

Europa Press

Ello, ante la ausencia de disculpas por parte del presidente de Argentina, Javier Milei, como se había exigido.

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, anunció la retirada definitiva de la embajadora española en Buenos Aires, María Jesús Alonso, ante la ausencia de disculpas por parte del presidente de Argentina, Javier Milei, como se había exigido.

El Gobierno da así un paso más en su respuesta a las declaraciones del mandatario argentino, quien tildó de «corrupta» a Begoña Gómez, la mujer del presidente Pedro Sánchez, tras la llamada a consultas de la embajadora española el domingo y la convocatoria en Exteriores del embajador argentino, Roberto Bosch, después de que Milei descartara disculparse y se haya reafirmado en sus palabras.

Lea también: Irán fija elecciones presidenciales para el 28 de junio tras la muerte de Ebrahim Raisi

En una rueda de prensa al término del Consejo de Ministros, Albares reconoció que «la situación no ha cambiado» y, por tanto, el Gobierno acordó la retirada de la embajadora en Buenos Aires.

«La embajadora se quedará definitivamente en Madrid», puntualizó el ministro, aclarando que la embajada tendrá desde ahora un encargado de negocios al frente.

«Yo trasladé personalmente al embajador argentino en Madrid que exigíamos disculpas públicas por lo que fue un asalto a la buena fe y a la hospitalidad por parte de las instituciones españolas que acogimos a Javier Milei de la forma en la que hay que acoger a un presidente de la República Argentina, que es una república hermana de España», explicó Albares.

Como ya hiciera el domingo en su comparecencia para anunciar la llamada a consultas de la embajadora y en las entrevistas ofrecidas el lunes en distintos medios, Albares ha afeado a Milei que después de que el Gobierno le permitiera aterrizar en la Base Aérea de Torrejón y le brindara garantías de seguridad este respondiera con «un ataque frontal con insultos a nuestras instituciones».

PUENTE VERSUS MILEI

En cuanto a la negativa de Milei de pedir disculpas, expresada por él mismo, y a la exigencia desde el Gobierno argentino a que sea el Ejecutivo español el que se disculpe por lo que considera insultos continuados contra el mandatario, incluidas las declaraciones del ministro de Transportes, Óscar Puente, Albares reivindicó que la «actitud» no ha sido la misma.

Hace dos semanas unas declaraciones de Puente sugiriendo que Milei consumía «sustancias» ya habían desencadenado un primer choque diplomático entre los dos gobiernos.

La Presidencia argentina reaccionó airadamente y sostuvo que «el Gobierno de Pedro Sánchez tiene problemas más importantes de los que ocuparse, como las acusaciones de corrupción que caen sobre su esposa, asunto que lo llevó incluso a evaluar su renuncia».

El Gobierno respondió, vía comunicado de Exteriores, rechazando «rotundamente los términos infundados» empleados por la Presidencia argentina, «que no se corresponden con las relaciones de dos países y pueblos hermanos».

El choque no fue más allá y la Presidencia argentina lo dio por superado, mientras que Puente reconoció que de haber sabido la repercusión de sus palabras no las habría pronunciado.

A esto último se ha aferrado Albares, recordando que Puente se expresó así en la sala de prensa de Moncloa, y esgrimió que el ministro ha dicho en varias entrevistas que «no tenía ningún problema en pedir disculpas».

«Muy distinta a la actitud que está demostrando Javier Milei», acotó.

POSIBLES MEDIDAS ADICIONALES

Preguntado sobre si el Gobierno podría emprender medidas adicionales de persistir el mandatario argentino en su enroque, Albares subrayó que el Gobierno dispone de «una gama muy amplia».

«El primer día llamamos a consultas, el segundo día convoqué al embajador y hoy, tercer día, retiramos definitivamente a nuestra embajadora de Argentina», enumeró.

«Nosotros no tenemos ningún deseo ni ningún interés en ninguna escalada. Nosotros no hemos provocado esta situación, pero es obligación del Gobierno, es la función del Gobierno, defender la dignidad y la soberanía de las instituciones españolas, mucho más cuando la agresión se produce desde la capital de España», defendió.

En este sentido, el ministro dejó abierta la puerta a algún tipo de acción en relación con la nueva visita que Milei tiene previsto realizar a España el 21 de junio para recibir un premio.

«Para quien lo quiera entender, la colaboración siempre es más poderosa que la confrontación», sostuvo.

«Analizaremos en detalle qué tipo de visita es la que quiere hacer Javier Milei a España» para entonces, añadió, resaltando que en la primera, pese a no haber solicitado encuentros con el Rey Felipe VI y Sánchez como suelen hacer todos los mandatarios iberoamericanos cuando visitan Madrid, «puso todos los medios necesarios para acogerle con la hospitalidad y con la dignidad que merece el cargo que representa».

Por su parte, la portavoz del Gobierno, Pilar Alegría, aprovechó para reivindica que «en el pleno siglo XXI la política no es una cuestión de faldas o de pantalones, es una cuestión de respeto».

«Y que las mujeres tengamos voz y autonomía no es cobardía, es igualdad», defendió.

En su opinión, «no es casualidad» que un Gobierno «feminista» como el de Sánchez «reciba descalificaciones y ataques de la internacional ultraderechista».

Si algo demuestran estas intervenciones, aseveró, es que «es más necesario que nunca y vigente el feminismo en política, en la sociedad y también en las relaciones internacionales».

LA RESPUESTA DE MILEI

Poco después del anuncio de Albares, Javier Milei volvió a arremeter en contra de Sánchez, calificando la decisión de “un disparate propio de un socialista arrogante”.

En conversación con La Nación+ agregó que no va a convocar al embajador argentino en España, Roberto Bosch.

“Si Pedro Sánchez está cometiendo un error mayúsculo, yo no voy a ser tan imbécil de cometer el mismo error”, enfatizó.

La medida del gobierno de Sánchez no significa el quiebre de las relaciones diplomáticas. Al frente de la embajada quedará el encargado de negocios y, según Albares, cuando termine la crisis España deberá nombrar a un nuevo embajador.

Añade aquí tu texto de cabecera

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 4 =