Nacional y economía

Estudio sobre crecimiento de salarios revela efectos adversos en las tasas de reemplazo

Agencia

El estudio explica que una profesora tendría una mejor tasa de reemplazo si su salario hubiera crecido 1,4% anual.

 El Observatorio Perspectivas presentó el estudio Crecimiento de los salarios en Chile y su (indeseado) efecto en pensiones. El informe revela un crecimiento excepcional de los salarios reales en Chile, con un aumento del 135% entre 1981 y 2023.

Además, el PIB per cápita experimentó un incremento del 182%, y la tasa de pobreza se redujo de más del 45% de la población a un 6,5%. Estos indicadores reflejan una mejora económica sustancial que ha contribuido al progreso social del país.

«En los últimos 40 años, Chile ha experimentado una transformación notable que ha tenido un impacto directo en los salarios reales, aumentando incluso, a un ritmo más rápido que en los países de la OCDE», explicó Gabriel Cestau, director del Observatorio Perspectivas.

Y es que el aumento salarial real del país ha sido de 2,1% anual, superando en 1,5 veces el promedio de la OCDE. Este crecimiento ha sido más pronunciado en las mujeres, con un 2,7% anual, en comparación con el 1,6% en los hombres.

Lea También: Valor de Canasta Básica de Alimentos llegó a $69.003 en enero

No obstante, el estudio también señala que, si bien el crecimiento acelerado de los salarios ha sido beneficioso en prácticamente todos los aspectos, al mismo tiempo gatilló desafíos significativos en el sistema de pensiones. El informe destaca que, si los salarios en Chile hubieran crecido al menor ritmo de la OCDE, tendríamos mejores tasas de reemplazo, pero a costa de pensiones más bajas.

Por ejemplo, el estudio explica que una profesora tendría una mejor tasa de reemplazo si su salario hubiera crecido 1,4% anual -como en la OCDE- en vez de 3,1% como sucedió realmente, pero recibiría una pensión 21,3% más baja.

En ese sentido, se vuelve clave explicar la diferencia entre tasa de reemplazo y pensión: la primera es una comparación entre el sueldo y la pensión, mientras que la segunda corresponde al monto que se recibe. “Tendemos a olvidarnos de lo modestos que eran los ahorros hace cuatro décadas y de lo diferentes que son los ingresos laborales de hoy. Estos grandes cambios generan grandes variaciones en las tasas de reemplazo, dependiendo del método que se utilice para calcularla», enfatizó Cestau.

De esta manera, el estudio resalta la importancia de la metodología utilizada para calcular las tasas de reemplazo. “Es esencial considerar estas variaciones al diseñar políticas públicas para garantizar la sostenibilidad y suficiencia del sistema previsional a largo plazo. Por eso, es crucial entender la diferencia entre tasa de reemplazo y pensión, ya que el crecimiento acelerado de los salarios tiene un impacto directo negativo en la primera, pero sigue siendo positivo en la segunda”, concluyó el director del Observatorio Perspectivas.

Añade aquí tu texto de cabecera

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 8 =