Nacional y economía

Gobierno presenta de la Política Nacional de Migración: No habrá procesos masivos de regularización

Agencias

“Nos estamos poniendo al día con una deuda, pero también anticipándonos para lo que viene”, dijo la ministra Tohá, quien además explicó los alcances del empadronamiento biométrico que se está implementando.
Carolina Tohá, ministra del Interior.

La ministra del Interior, Carolina Tohá, junto al subsecretario Manuel Monsalve, encabezaron el lanzamiento de la Política Nacional Migratoria.

Este plan, que fue anunciado el pasado 1 de junio en el marco de la segunda Cuenta Pública del Presidente Gabriel Boric, busca «promover una migración ordenada, segura y regular que contribuya al desarrollo del país, que considere las necesidades de los territorios y fomente la integración armónica de las personas migrantes, así como el respeto a sus derechos».

“Nos estamos poniendo al día con una deuda, pero también anticipándonos para lo que viene”, dijo la ministra Tohá.

En la ceremonia, donde estuvo también el director del Servicio Nacional de Migraciones, Luis Eduardo Thayer, se dieron a conocer los 10 principales lineamientos que tendrá la nueva Política Nacional Migratoria, junto con las medidas «inmediatas» que se pretenden aplicar.

La medida que más destaca dentro de esta política es el empadronamiento biométrico, que es un registro facial y dactilar de quienes hayan ingresado de manera irregular al país, y esos datos van a ser compartidos por las policías.

«El empadronamiento no va a significar la regularización, pero nadie va a poder regularizarse si no está empadronado. No va a ser condición suficiente, pero sí va a ser condición necesaria. Lo que nos va a generar este proceso de empadronamiento es que aquellas personas que están en el territorio nacional, es que cada vez que tengan contacto con la autoridad, van a saber quiénes son, (que) hoy día no lo sabemos; vamos a saber su historial, que hoy no lo sabemos», afirmó la titular del Interior.

«Pero además nos va arrojar mucha información, nuestras evaluaciones decían que había 150 mil personas en situación irregular en el país, pero en el proceso de preinscripción para participar de este empadronamiento ya hay más de 180 mil (personas) que se han acercado», añadió.

Este proceso de empadronamiento comenzó el 16 de junio y se va a extender hasta el 6 de octubre. En esa línea, se implementarán 75 puntos de registros (10 de ellos móviles) para que quienes se encuentran de manera irregular en el país puedan registrarse y comenzar, por esta vía, a regularizar su situación.

HERRAMIENTAS

Una de las herramientas que entregará este plan es la posibilidad de gestionar de mejor manera la regulación y el orden de los flujos migratorios emergentes, «dada la presión que recibe el país en el contexto de la mayor crisis migratoria que ha vivido la región».

En esa línea, la política buscará dar mayor eficacia a la aplicación de sanciones, especialmente la de expulsión, «con énfasis en aquellas personas que tengan antecedentes penales, quienes no tengan posibilidades reales de integración o de contribuir al desarrollo del país», detallaron desde el Ministerio del Interior.

Según detalló la ministra Tohá, «la irregularidad se abordará orientando la acción del Estado al combate contra las redes de tráfico y trata de personas. Y mediante el perfeccionamiento de los mecanismos de administración de sanciones».

MEDIDAS INMEDIATAS

La ministra del Interior, Carolina Tohá, detalló que la Política Nacional Migratoria constará con 28 medidas de implementación, que serán coordinadas por la cartera.

Entre ellas, destaca el «empadronamiento biométrico», la «creación del Comité Interinstitucional para la materialización de expulsiones», el «desarrollo e implementación del plan de fortalecimiento de capacidades locales y regionales» y la aplicación del «plan de fortalecimiento de la matrícula».

En detalle, la PNME consistirá en los siguientes puntos:

-Fortalecer las capacidades del Estado en la gestión interna y documentación de la población extranjera para garantizar la regularidad de las personas, es decir, normalizar el funcionamiento del Servicio Nacional de Migraciones, a través de los trámites que le compete.

-Se orientará a proteger la convivencia, la cohesión social y el bienestar de los territorios que, en los últimos años, se han convertido en zonas receptoras o de tránsito de un elevado número de migrantes. Se desarrollará una política compensatoria dirigida a los territorios que han recibido migrantes, en áreas como salud y educación.

-El lineamiento general para otorgar residencias regulares será que estén asociadas a contratos u ofertas de trabajo en ramas de difícil cobertura, o donde hay escasez de trabajadores, según capacidades territoriales, o bien por vínculos familiares.

-En materia de protección se priorizarán las garantías de los niños, niñas y adolescentes, no acompañados y en situación de vulnerabilidad. Al mismo tiempo se desarrollarán acciones para proteger la situación de mujeres víctimas de VIF, trata y tráfico, y facilitar su acceso a documentación y a la regularidad.

-En lo que respecta a la gestión de fronteras para la regulación y orden de los flujos migratorios emergentes, dada la presión que recibe el país en el contexto de la mayor crisis migratoria que ha vivido la región, la PNME buscará dar mayor eficacia a la aplicación de sanciones, especialmente la de expulsión, con énfasis en aquellas personas que tengan antecedentes penales, quienes no tengan posibilidades reales de integración o de contribuir al desarrollo de nuestro país.

-La irregularidad se abordará orientando la acción del Estado al combate contra las redes de tráfico y trata de personas. Y mediante el perfeccionamiento de los mecanismos de administración de sanciones.

-No habrá procesos masivos de regularización como los que se realizaron en el pasado. La política define criterios para modalidades condicionadas de regularización para grupos específicos basándonos en condiciones de inserción reales.

EJES PRINCIPALES

La Política Nacional Migratoria está estructurada en 10 ejes temáticos de trabajo:

1. Regularidad migratoria
2. Desarrollo económico y productivo
3. Reunificación familiar
4. Sujetos de protección especial
5. Seguridad, control de fronteras y crimen organizado
6. Respuesta a emergencias, catástrofes, y desplazamientos por el cambio climático.
7. Integración e inclusión social
8. Chilenos en el exterior
9. Multilateralismo y relaciones internacionales
10. Gobernanza y gestión migratoria

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =