Nacional y economía

Iraníes detenidos con pasaportes falsos en el aeropuerto huyeron del país

Está Pasando

Fue un chileno el que les entregó la documentación falsificada.

El fiscal regional Metropolitano Oriente, Marco Pastén, ordenó una investigación administrativa en contra de Eduardo Baeza, el fiscal jefe de Pudahuel, para detectar “eventuales falencias en la indagación” en una causa relacionada con dos ciudadanos iraníes detenidos con pasaportes falsos en mayo de 2023 por la PDI  que luego se fugaron del país.

La información fue dada a conocer por El Mostrador, que entregó el detalle de los hechos.

Lea también: Filtración de datos: Sernac oficia a Grupo Santander

El caso se inició el 1 de mayo del año pasado con la detención de los supuestos británicos Fraser James Alisson y Jack Joseph Holliday, que en realidad eran los iraníes Alí Basheri, y de Abolfazl Delkhahfar, y se encontraban en tránsito en Santiago rumbo a Europa tras pasar por Teherán, Moscú, Caracas y Ciudad de Panamá.

CARGOS

Los imputados, que solo hablaban persa, fueron formalizados (traductor mediante) el 4 de mayo por el delito de falsificación o uso malicioso de instrumento público, debido a la posesión de los pasaportes, aunque no por usurpación de identidad y receptación, a pesar de que los documentos que utilizaban pertenecían a otras personas y eran evidentemente robados.

La investigación de la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE) de la PDI descubrió que el chileno Carlos Samuel Gazzano Vega fue quien dejó al interior de un baño los dos pasaportes británicos y se llevó los pasaportes iraníes.

De hecho, los documentos fueron encontrados en su vivienda cuando esta fue allanada.

Gazzano confesó que lo había hecho a petición de un extrabajador del aeropuerto, Carlos Abraham Lagos Rivera, “a cambio de una suma de dinero por pasajero”, y que no era la primera vez que lo hacía.

La BIPE también allanó el domicilio de Lagos, en San Felipe, e incautó teléfonos y computadores.

PRISIÓN PREVENTIVA

Inicialmente los dos ciudadanos iraníes detenidos con pasaportes falsos quedaron en prisión preventiva en el penal Santiago 1.

Sin embargo, el 25 de mayo se cambió la cautelar por arraigo nacional, arresto domiciliario nocturno y la prohibición de los imputados de mantener comunicación entre ellos, que finalmente quedó solo en la primera, porque «los imputados no cuentan con un domicilio”, fue el argumento.

IRANÍES EN FUGA

Tras fijar domicilio en la embajada iraní en Chile, a la audiencia siguiente lo cambiaron por El Olimpo 857, Maipú.

Según informó en su momento radio Bío Bío, “en el pasado habría estado vinculada con movimientos de Hezbollah”.

Así llegamos a septiembre, donde se concede ampliar nuevamente el plazo de investigación del caso, que coincide también con el tiempo en que se dejó de tener conocimiento respecto del paradero de los imputados.

Hoy están en calidad de prófugos y se cree que huyeron del país por pasos no habilitados, seguramente en la zona norte.

A la fecha no han sido imputados los chilenos que hasta el momento aparecen implicados en el hecho. El plazo de investigación venció el 1 de abril pasado y el 31 de mayo las partes están citadas a una audiencia de cierre de investigación.

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 1 =