Nacional y economía

La Justicia argentina ordenó extraditar a Chile al líder mapuche Jones Huala

Agencias

La sentencia no está firme, ya que sus defensores podrán apelar ante la Corte Suprema.

El juzgado federal de la ciudad de Bariloche, en la provincia argentina de Río Negro, ordenó la extradición a Chile del líder de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), Francisco Facundo Jones Huala. El traslado, sin embargo, no será inmediato, porque podrá apelar a la medida en dos oportunidades.

«Fallo declarar procedente la extradición a la República de Chile de Francisco Facundo Jones Huala para cumplir el saldo de pena de 1 año, 4 meses y 17 días, que le fue impuesta el 21 de diciembre de 2018 por la primera sala no inhabilitada del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Valdivia», reza el dictamen del juez subrogante Gustavo Eduardo Villanueva, a cargo de la causa.

El magistrado solicitó a las autoridades chilenas que se compute «el tiempo de privación de libertad que demande este proceso, como si lo hubiese sufrido durante el curso del proceso que motivó el requerimiento» y, también, «extremar recaudos» para garantizar «la vida e integridad física, psíquica y moral» del detenido, así como evitar que sea sometido a «penas o tratos que podrían constituir tortura o tratos crueles».

De todas maneras, la sentencia no está firme, ya que los defensores de Jones Huala podrán apelar ante la Corte Suprema de Justicia de Argentina.

Jones Huala tiene 37 años y es ciudadano argentino. Se encuentra prófugo de la justicia chilena desde 2022 por los delitos de incendio y tenencia ilegal de arma de fuego de fabricación artesanal. Fue capturado en enero de este año, mientras se escondía en un cobertizo de una vivienda en la localidad de El Bolsón, Río Negro.

En diciembre de 2018, el Tribunal Oral en lo Penal (TOP) de Valdivia condenó a Jones Huala a nueve años de cárcel efectiva por un atentado incendiario perpetrado casi seis años antes en la comuna de Río Bueno, en la Región de Los Ríos.

De acuerdo a lo acreditado en el juicio, el 9 de enero de 2013 a las 23:00 horas, el cabecilla de la RAM ingresó al predio Pisu Pisué junto con otros dos hombres, encapuchados y vestidos con ropas oscuras de tipo militar y fuertemente armados. Allí intimidaron a una familia, seis adultos y cuatro menores, entre ellos, un lactante de seis meses, y prendieron fuego a su vivienda.

Había salido de la cárcel chilena tras presentar un recurso de amparo ante la Corte de Apelaciones de Temuco, en la Región de La Araucanía, pero la Corte Suprema chilena revocó la libertad condicional y se emitió una orden de detención para que cumpla su sentencia hasta junio de 2024.

«SOY COMBATIVO Y REVOLUCIONARIO»

El juicio por su extradición se realizó el jueves pasado, en la provincia sureña de Chubut, donde Jones Huala está detenido. Durante el proceso, el líder mapuche reivindicó los delitos cometidos, deseó que su organización estuviera armada y aseguró que para terminar con su lucha tendrán que fusilarlo.

«Soy combativo y revolucionario, y no me arrepiento. Estoy orgulloso de serlo», había dicho ante el juez, a quien tachó de «corrupto».

«Que viva la nación mapuche» y «que viva la RAM», concluyó, Jones Huala al declarar en la sala de audiencias, que por cuestiones de seguridad se celebró en las instalaciones del Escuadrón 36 de Gendarmería -fuerza policial fronteriza-, en la ciudad patagónica de Esquel.

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − cinco =