Nacional y economía

Madre de Catalina Cayazaya entregó carta al Presidente Boric

Agencias

Carolina Cors enfatizó que las autoridades académicas deben tomar conciencia de que las situaciones de abuso y maltrato hacia los jóvenes “generan un impacto gigantesco”.

Carolina Cors y Mariana Richards, madre y abuela de Catalina Cayazaya, joven estudiante de terapia ocupacional de la Universidad de Los Andes que se quitó la vida hace un mes, entregaron en La Moneda una carta al Presidente Gabriel Boric.

En ella, Cors planteó que tras dar a conocer el caso de su hija -que según familiares y compañeras estuvo directamente relacionado con el hostigamiento que sufrió de sus superiores durante sus internados- recibió una avalancha de testimonios de situaciones similares.

Esto demuestra, aseguró, que “lo que realmente impera es un ambiente de abuso, maltrato y hostigamiento sistemático, conocido y avalado por los que dirigen las casas de estudio”.

Lea también: Suicidio en Chile: La última respuesta a la desesperanza

Es por eso que planteó al Mandatario que los organismos encargados de supervisar y fiscalizar “tengan más atribuciones” y que ellos estén “idealmente amparados en una ley que regule a las instituciones de educación superior y que al mismo tiempo tengan la capacidad de proteger a las y los estudiantes, quienes no se atreven a denunciar estas situaciones porque finalmente terminan siendo víctimas de más hostigamiento al conocerse la denuncia”.

«UN AMBIENTE AMABLE Y EMPÁTICO»

La madre de Catalina Cayazaya manifestó que, si bien el proyecto de ley de salud mental en la Educación Superior que se encuentra actualmente en el Congreso es “muy importante”, este “no protege a las y los estudiantes del maltrato”.

Catalina Cayazaya
Catalina Cayazaya.

“Si éstos pudieran estudiar en un ambiente amable y empático, estoy segura de que tendríamos menos deterioro en su salud mental y además egresarían profesionales más íntegros y humanos”, reflexionó.

Carolina Cors enfatizó que las autoridades académicas deben tomar conciencia de que las situaciones de abuso y maltrato hacia los jóvenes “generan un impacto gigantesco”.

Agregó que eso no solo se limita a las prácticas en el área de Salud, sino que también a otras carreras.

«MOTOR DE CAMBIO»

Al entregar la carta la madre de Catalina Cayazaya recalcó que «tenemos una gran cantidad de jóvenes estudiantes con depresiones, con síndrome angustioso, con estrés postraumático y, bueno, pueden inducir a los chicos incluso a decisiones tan drásticas como mi hija, que tomó la decisión de dejar su vida”.

Por eso mismo, agregó, “espero que el Presidente, con quien compartimos muchos valores, pueda tener esto en consideración y nos ayude a ser un motor de cambio para las universidades, para los centros académicos, y ojalá para la sociedad entera, que tengamos un trato entre todos más humano, más amable, más empático”.

Cors reveló que la semana pasada se reunió con el superintendente de Educación Superior, quien «se comprometió a hacer una investigación a profundidad».

Especificó que «el viernes la Universidad de Los Andes tendría que haber entregado los antecedentes solicitados por la Superintendencia y ellos esta semana iniciaban su propio proceso de recoger directamente testimonios de alumnos, académicos y cualquier otro actor de la sociedad que quisiera entregar pruebas acerca de estas situaciones de abuso”.

Añade aquí tu texto de cabecera

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − cinco =