Nacional y economía

Primera ola de Influenza golpea fuerte a adultos mayores y es la peor en ocho años: 178 muertes por semana

Agencias

Especialistas advierten que las cifras podrían subir, debido a que queda mucho invierno por delante.

El país ya registró una primera ola de influenza con resultados complejos, principalmente en adultos mayores.

Al menos así lo publicó El Mercurio, según un análisis realizado por Rafael González, académico del Centro de Nanotecnología Aplicada de la Universidad Mayor, respecto del total de muertes semanales en adultos mayores de 65 años por enfermedades respiratorias.

A su juicio, 2023 ya se posiciona como el segundo peor de los últimos ocho años, llegando a las 178 muertes en una semana, pese a los intentos del ministerio de Salud de reforzar la campaña de prevención de riesgo y de vacunación contra la enfermedad.

La información fue corroborada por el jefe de Epidemiología del Minsal, Christian García, quien admitió que «hay consenso entre todos los expertos que nos reunimos de manera periódica junto con las autoridades en que hay una alta circulación de virus, que las medidas de protección no pueden reducirse, que todavía puede haber incrementos, y uno de los escenarios plausibles es el alza de influenza».

Mientras que la ocupación de camas pediátricas críticas ha bajado al 69,1%, en junio pasado se registró uno de los números más altos en decesos de pacientes que superan los 65 años: 178 fallecidos en una semana.

A lo anterior, se suma la baja tasa de vacunación contra la influenza en grupos de riesgo, ya que sólo el 61,4% de los adultos mayores y 40% de las embarazadas se han inoculado.

Respecto a la ocupación de camas críticas, entre un universo de 4.800 plazas – de las cuales 84,3% no están disponibles-, las regiones con más hospitalizados son el Maule y la Metropolitana, con un 91% y un 86,2% de camas ocupadas, respectivamente.

De todos modos, la jefa de la División de Gestión de Red Asistencial, Fabiola Jaramillo, precisó que «durante las últimas semanas, de los pacientes que están en cuidados críticos, sólo el 15% son de origen respiratorio, lo mismo que en la ocupación de ventilación mecánica, que tampoco ha superado el 50%».

«Esos son dos parámetros que nos tienen que tranquilizar de alguna manera, porque ayudan a que la red asistencial, específicamente la de cuidados críticos, esté disponible si alguna persona requiere de estos», explicó.

Las cifras son peores que en 2022 y solo son superadas por el peak de 2019, cuando se registraron 189 muertes por semana. Cabe señalar que las cifras solo consideran años normales, es decir, no se contabilizan los decesos por la pandemia del COVID-19.

Si se consideran muertes acumuladas hasta junio de cada año por enfermedades respiratorias en el mencionado grupo etario (2.518), 2023 se posiciona como el peor de los últimos ocho años, cuestión que podría deberse a que la curva de contagios se adelantó esta temporada.

El jefe de la UCI de la Clínica Indisa, Sebastián Ugarte, aseguró al citado medio que «la afectación de los adultos quedó un poco invisibilizada por la importante afectación de los niños y sobre todo los menores de dos años y el dramatismo de los casos fatales en lactantes» que hubo en los meses anteriores.

Agregó que «hemos visto un gran número de casos graves por enfermedades virales y bacterianas respiratorias en adultos mayores, muchos de ellos necesitando camas UCI, y un registro de mortalidad muy importante que supera a años anteriores».

«Lamentablemente, creemos que las cifras todavía pueden aumentar, porque queda mucho invierno por delante», advirtió.

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 5 =