Tendencias

Radiotelescopio ALMA resolvió misterio astronómico

Chile

Agencia

Radiotelescopio ALMA resolvió misterio astronómico
ALMA reveló los secretos de FU Orionis, un sistema estelar doble

Radiotelescopio ALMA resolvió misterio astronómico.

El radiotelescopio ALMA reveló los secretos de FU Orionis, un sistema estelar doble.

El cual en 1936 llamó la atención de los científicos, cuando su estrella central se volvió mil veces más brillante.

Dicho comportamiento, esperado en estrellas moribundas, nunca se había observado en una estrella joven como FU Orionis. 

Debido al extraño fenómeno, se creó una nueva clasificación de estrellas que comparten el mismo nombre: FUo estrellas.

Estas estrellas brillan repentinamente, estallan en brillo antes de atenuarse nuevamente muchos años después. 

Ese brillo, es debido a que estas estrellas absorben energía de su entorno a través de la acreción gravitacional.

Esta última, es la fuerza principal que da forma a las estrellas y los planetas. 

Hasta el momento, era un misterio cómo y por qué sucede. 

Pero, gracias a los astrónomos que utilizan el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), en Chile, ahora se le puede dar respuesta a dichas encrucijadas.

Lea también: Novedades en Netflix para mayo.

FU ORIONIS

A través de un comunicado, Antonio Hales, subdirector del Centro Regional Norteamericano ALMA, científico del National Radio Astronomy Observatory (NRAO).

Además, autor principal de esta investigación, publicada en la revista Astrophysical Journal, explicó:

“FU Orionis ha estado devorando material durante casi 100 años para mantener su erupción. 

Finalmente, hemos encontrado una respuesta a cómo estas jóvenes estrellas en erupción reponen su masa”.

“Por primera vez tenemos evidencia de observación directa del material que alimenta las erupciones“, agregó.

Las observaciones de ALMA revelan una corriente larga y delgada de monóxido de carbono cayendo sobre FU Orionis. 

Dicho gas, no parecía tener suficiente combustible para sostener el estallido actual.

Respecto a la corriente de acreción, se cree que es un resto de una característica anterior mucho más grande que cayó en este joven sistema estelar. 

“Es posible que la interacción con una corriente de gas más grande en el pasado haya provocado que el sistema se volviera inestable y provocará un aumento de brillo“, explica Hales.

Los astrónomos utilizaron varias configuraciones de antenas de ALMA, para lograr capturar los diferentes tipos de emisiones provenientes de FU Orionis y detectar el flujo de masa hacia el sistema estelar. 

También combinaron métodos numéricos novedosos, con el fin de modelar el flujo másico como una corriente de acreción y estimar sus propiedades.

Aashish Gupta, doctorando en el Observatorio Europeo Austral (ESO) y coautor de este trabajo, quien desarrolló los métodos utilizados para modelar la corriente de acreción, informa:

“Comparamos la forma y la velocidad de la estructura observada con la que se esperaba de un rastro de gas que caía, y los números tenían sentido”.

Sebastián Pérez de la Universidad de Santiago de Chile (USACH), director del Núcleo Milenio sobre Exoplanetas Jóvenes y sus Lunas (YEMS) en Chile, y coautor de esta investigación, agrega que: 

“La gama de escalas angulares que podemos explorar con un solo instrumento es realmente notable. 

ALMA nos brinda una visión integral de la dinámica de la formación de estrellas y planetas, que abarca desde grandes nubes moleculares en las que nacen cientos de estrellas, hasta las escalas más familiares de los sistemas solares“.

OTRA REVELACIÓN 

Las observaciones también revelaron una salida de monóxido de carbono de movimiento lento desde FU Orionis.

Este gas no está asociado con el estallido más reciente. 

De hecho, es similar a los flujos observados alrededor de otros objetos protoestelares.

Hales añade: “Al comprender cómo se forman estas peculiares estrellas FUor, estamos confirmando lo que sabemos sobre cómo se forman las diferentes estrellas y planetas. Creemos que todas las estrellas sufren explosiones. 

Estos estallidos son importantes porque afectan la composición química de los discos de acreción alrededor de las estrellas nacientes y los planetas que eventualmente forman”.

“Hemos estado estudiando FU Orionis desde las primeras observaciones de ALMA en 2012”

“Es fascinante tener finalmente respuestas”.

Añade aquí tu texto de cabecera

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + cinco =