Tendencias

Actividad Solar: ciclo de tormentas y precauciones

Javiera Sanzana

El pasado fin de semana, se observaron dos tormentas geomagnéticas procedentes del Sol, una de ellas clasificada como G5, la más intensa.
Además, los científicos continúan trabajando para mejorar la capacidad de prever la intensidad y duración de la actividad solar, lo que permitirá tomar precauciones adecuadas desde la Tierra.

El pasado fin de semana, se observaron dos tormentas geomagnéticas procedentes del Sol, una de ellas clasificada como G5, la más intensa.

Este fenómeno astronómico, poco común en décadas pasadas, desencadenó auroras en regiones terrestres donde usualmente no se aprecian.

Este evento es parte del ciclo natural del Sol, donde las eyecciones de masa coronal, emisiones de partículas cargadas desde su superficie hacia la Tierra, desempeñan un papel clave.

¿SON PERJUDICIALES?

Aunque estas emisiones no son perjudiciales para la vida en nuestro planeta, podrían ser más frecuentes este año.

Diego Mardones, astrónomo de la Universidad de Chile, explica que estas tormentas son características del ciclo solar, especialmente en su fase de máximo, que según las predicciones científicas, abarcaría el período entre 2024 y 2025.

Según la NASA, esta actividad se debe a la naturaleza del Sol, una enorme esfera de gas caliente cargada eléctricamente, cuyo movimiento genera un campo magnético que fluctúa en un ciclo periódico de mayor y menor actividad.

MÁXIMO SOLAR

El momento de máxima actividad, conocido como «máximo solar», se espera durante este período.

Mardones señala que este ciclo de actividad solar tiene una duración aproximada de 11 años, con alrededor de 5 años y medio de actividad por encima del promedio y otros 5 años y medio con poca actividad.

El período de máxima actividad suele extenderse por aproximadamente un año o año y medio. Por lo tanto, se anticipa que la actividad solar permanezca elevada durante este año.

TORMENTAS GEOMAGNÉTICAS

A pesar de las alertas generadas por las recientes tormentas geomagnéticas, es importante destacar que estas no representan una amenaza para la vida en la Tierra.

Lea también: Uber Pet: Viajes con Mascotas ahora en Chile

Sin embargo, pueden generar complicaciones en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

ACTIVIDAD SOLAR

Aunque la actividad solar puede afectar la electrónica de los satélites y la salud de los astronautas, en la actualidad, la mayoría de los satélites están equipados con un «modo seguro» para evitar los efectos de las eyecciones de masa coronal, y los astronautas pueden reprogramar sus caminatas espaciales para protegerse de la radiación.

Además, los científicos continúan trabajando para mejorar la capacidad de prever la intensidad y duración de la actividad solar, lo que permitirá tomar precauciones adecuadas desde la Tierra.

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =