Internacional

Científicos descubren ‘estrellas fugaces’ en la corona del Sol

Santiago, Chile.

Mario López M.

Observaciones de la misión Solar Orbiter de la ESA han revelado fenómenos nunca antes vistos del tipo «estrella fugaz» o bolas de fuego similares a meteoritos en la corona del Sol.

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

Observaciones de la misión Solar Orbiter de la ESA han revelado fenómenos nunca antes vistos del tipo «estrella fugaz» o bolas de fuego similares a meteoritos en la corona del Sol.

Aunque no es agua real, esta lluvia coronal es un proceso de condensación en el que parte del material ardiente del Sol se acumula debido a caídas de temperatura repentinas y localizadas. La corona, que es la parte más externa de la atmósfera del Sol, está formada por gas a temperaturas de millones de grados, y las rápidas caídas de temperatura producen acumulaciones superdensas de plasma que alcanzan los 250 kilómetros de ancho. Estas bolas de fuego caen en picado hacia el Sol a medida que la gravedad las atrae a más de 100 kilómetros por segundo.

La investigación se publicará en una edición especial de Astronomy & Astrophysics dedicada al primer perihelio cercano al Sol de SolO. En la primavera de 2022, SolO navegó muy cerca del sol a una distancia de solo 49 millones de kilómetros, un tercio de la distancia entre la Tierra y el Sol, lo que permitió la mejor resolución espacial jamás obtenida de la corona solar.

Junto con las primeras imágenes de súper alta resolución de los cúmulos de lluvia coronales, SolO observó el calentamiento y la compresión del gas inmediatamente debajo de ellos. El aumento de intensidad resultante debajo de los grumos indica que el gas se calienta hasta un millón de grados, lo que dura unos minutos a medida que caen.

En la Tierra, las «estrellas fugaces» ocurren cuando los meteoritos, u objetos en el espacio que varían en tamaño desde granos de polvo hasta pequeños asteroides, ingresan a nuestra atmósfera a altas velocidades y se queman. Solo algunos meteoros llegan al suelo sin desintegrarse y los que lo hacen pueden producir enormes cráteres. Pero la corona del Sol es delgada y de baja densidad y no elimina mucho material de los grumos, por lo que los científicos creen que la mayoría de las «estrellas fugaces» llegan intactas a la superficie solar. Sus impactos nunca se habían observado hasta ahora y las observaciones de SolO han revelado que este proceso puede producir un breve y fuerte brillo con una oleada ascendente de material y ondas de choque que recalientan el gas de arriba.

Las «estrellas fugaces» y los meteoritos en la atmósfera de la Tierra se caracterizan por un rastro detrás de la trayectoria del meteorito, que se forma cuando el material caliente que se encuentra debajo quita partes del objeto, un proceso llamado ablación. Lo mismo sucede con viene orbitando el Sol. Sin embargo, la ablación no ocurre en la corona solar debido a su campo magnético. En cambio, el gas que cae está parcialmente ionizado y sigue las líneas del campo magnético, que actúan como tubos gigantes que canalizan el gas. La compresión y el calor debajo evita que los grumos produzcan colas y hace que el fenómeno sea mucho más difícil de capturar en el Sol.

El autor principal del proyecto, Patrick Antolin, dice en un comunicado: «La corona solar interna está tan caliente que nunca podremos sondearla in situ con una nave espacial. Sin embargo, SolO orbita lo suficientemente cerca del Sol como para detectar fenómenos a pequeña escala que ocurren dentro de la corona, como el efecto de la lluvia en la corona, lo que nos permite una valiosa sonda indirecta del entorno coronal que es crucial para comprender su composición. y termodinámica. El simple hecho de detectar la lluvia coronal es un gran paso adelante para la física solar porque nos brinda pistas importantes sobre los principales misterios solares, como por ejemplo, cómo se calienta a millones de grados».

«Si los humanos fueran seres extraterrestres capaces de vivir en la superficie del Sol, seríamos recompensados ??constantemente con increíbles vistas de estrellas fugaces», bromea Antolin, «pero tendríamos que tener cuidado con nuestras cabezas».

Estas observaciones de SolO también han confirmado investigaciones anteriores que mostraron que la lluvia coronal es mucho más generalizada de lo que se pensaba anteriormente.

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + uno =