Reportajes

La doble vida de una modelo erótica de OnlyFans

María Fernanda Pavez

Este reportaje pretende mostrar un mundo que ya parece haber salido del plano de la ficción.

El INE nos ha permitido saber que para febrero del año en curso el porcentaje de desempleo alcanzó una cifra de, 8,5% lo que significó una subida de 0,1 puntos en doce meses. Se detalla, a la vez, que la tasa de desocupación informal se ubicó en un 27,4%, pero en estos indicadores no existe ningún registro del número de personas que debido a necesidades económicas han optado por una doble vida, opciones disimiles que pasan a alimentar una nueva identidad, totalmente secreta.

Al hablar del concepto “doble vida” muchos lo relacionan de manera inmediata con la habilidad novelesca que poseen algunos individuos de poder mantener dos realidades de manera independiente. Dos casas, dos familias, dos parejas, dos escenarios sin que ninguno de ellos se vincule entre sí, pero esta realidad va más allá que el plano solamente afectivo.

Este reportaje pretende mostrar un mundo que ya parece haber salido del plano de la ficción.   Es decir, como lo dice la profesora de sociología argentina Agustina Altamirano, “en la actualidad hombres y mujeres han decidido libremente ser protagonistas de historias que en su lógica no podrían transitar paralelamente por el mismo camino”.

“Soy profesora de artes, desde la pandemia que no tengo trabajo estable y para subsistir hago talleres grupales para niños. Amo lo que hago, pero lo que gano no es suficiente, es ahí donde descubrí que vender contenido para adultos puede ser una ayuda que nadie validaría, pero te lo pagan mejor que los trabajos convencionales. Soy empresaria de mi cuerpo en OnlyFans”.

 

Generando oportunidades 

Como ya pueden suponerlo, por toda la información, confesiones y pormenores que nuestra entrevistada está dispuesta a entregar a nuestro medio la llamaremos por su nombre ficticio, más bien al apodo con el que deja ver su lado más secreto.

“Bella” tiene 41 años, es madre de una niña de ocho y, como muchas madres solteras sin apoyo, es la única fuente de financiamiento de su hogar. De apariencia dulce y tono de voz suave esta fiel lectora de www.estapasando.cl comenta sentirse nerviosa de contar a tanta gente algo que el 90% de sus más cercanos desconocen.

“Toda mi vida he sido super tranquilita, muy bajo perfil, calladita. Como puedes ver incluso soy una persona pequeña y flaquita, no tengo una imagen ni personalidad que llame la atención entre la gente. Creo que lo más atrevido y llamativo que pueden encontrar de mi son mis tatuajes y no los tengo para que los miren, están por que cada uno significa una historia”.

Cuenta que siempre ha sido independiente y que ni en el momento más complejo ha bajado los brazos. “Me las he arreglado siempre, incluso antes de ser mamá y con una niña me puse más luchadora aún. Sin mentirte el único momento en que he dejado de trabajar para generar plata fue el día en que mi guagua nació y los 3 días posteriores, el resto del tiempo encontré siempre oportunidades como profesora empleada o de manera particular. En tiempo de pandemia, lo mismo».

«No podía hacer clases ni talleres con los pequeños, pero aprendí rápidamente a hacer ventas por internet. Te voy a confesar que incluso me fue mejor de lo que me imaginé. La lata vino después cuando ya todo volvió a la normalidad, ahí sí que la sufrí”.

Ya menos relajada, se asegura de no haya alguien cerca para llegar a su secreto mejor guardado. “Después de horrorosos días de angustia llegué a mi mejor acierto. Bienvenida a OnlyFans. Me atreví, pero me preparé y me aseguré de tomar todas las medidas necesarias para que nadie me identificara tan fácil. Conseguí extensiones muy largas de pelo, compre un par de máscaras típicas de tiendas eróticas, encontré unas cremas de color para tapar mis tatuajes y me preocupé de buscar accesorios que fueran totalmente diferentes a los que yo realmente ocuparía. Ya estaba la primera parte lista”.

“Paso siguientes las fotos. Regla número uno jamás usar tu casa o el de alguien cercano. Mientras más lejos sea mejor. Yo encontré un hotel, bueno, bonito y barato para que solo ese fuera el lugar donde disfrazarme, posar y mostrar. Ese es otro punto, nadie quiere ver fotos bonitas, si no eres famosa a nadie le interesa lo lindo que te queda el bikini. El contenido debe ser explícito, olvídate del pudor, la vergüenza y acostúmbrate a que eres un personaje”.

“Bella” pide un paréntesis para confesar una particular técnica para crear contenido en esos momentos en que se siente mal por hacerlo. “Yo me reto a mi misma y como si mi personaje fuera mi jefa me digo ‘piensa menos en el asco y la vergüenza y piensa más en las deudas y en tu hija’, santo remedio”.

Pese a que admite que ese ingreso le ha favorecido y que no le ha costado adecuarse al personaje, confiesa también que muchas veces se les hace complejo. Su principal enemigo el asco que siente el posar de manera voluntaria como un objeto sin pudor, vergüenza, ni respeto por si misma”.

“Me ha pasado que hay días que evito por todos los medios ‘hacer mi trabajo’. Siento un asco terrible de recibir mensajes de tipos que compran mi contenido para despues hablarme como si tuviera que entusiasmarme con sus relatos cerdos. Muero de ganas por responderles lo patéticos y asquerosos que son, pero de ahí es donde sale gran parte de mi ingreso”.

“Vender contenido erótico es una buena fuente de dinero, pero es cansador. Tiene muchos aspectos negativos”, y añade, “te confieso que yo podría generar mucho más, pero no puedo con tanto. Calculo lo que ya tengo, lo que falta y lo que me sirve para guardar y nada más, no me mato haciendo material como loca, no tengo tanto estómago. Aunque no me creas a veces me hace muy mal, lloro mucho y quiero mandar todo lejos. Confío en que voy a conseguir algo estable, bien remunerado y mi personaje quedará eternamente enterrado en un lugar en el que pueda meterla a ella y a la mochila donde escondo todos los accesorios y pistas de su existencia” (Ríe).

Secuelas de dos mundos

La sicóloga de la Universidad Santo Tomás, Norma Farías, asegura que el llevar una doble vida trae consigo la alteración de su vida personal, social y laboral, “lo que provoca un estrés que fácilmente generará enfermedades físicas y psicológicas, entre las que se destacan la ansiedad, la depresión y la fatiga crónica”.

“Ese estilo de vida puede tener diversas consecuencias emocionales y psicológicas. La persona puede verse envueltos en sentimientos de culpa, vergüenza o ansiedad debido a la necesidad de ocultar aspectos de su identidad o comportamiento”.

La doble vida puede generar conflictos internos y dificultades en las relaciones personales. La falta de autenticidad y honestidad puede afectar la confianza y la intimidad en las relaciones, lo cual puede llevar a problemas de comunicación y desgaste emocional.

La psicóloga y docente añade que “puede convertirse en un ciclo adictivo o compulsivo, donde la persona se siente atrapada en un patrón de comportamiento autodestructivo, es por eso e insisto que puede tener consecuencias negativas en la salud mental y emocional de la persona”.

 

“No estoy tan segura de querer dejarlo”

El sociólogo y escritor, Máximo Quitral, analiza este particular fenómeno y fundamenta su existencia desde otra perspectiva.

“Tener una doble vida o una vida secreta en la actualidad, puede responder, entre otras cosas, a la necesidad de generar recursos económicos mediante una opción que podría ser cuestionada o enjuiciada”.

La cesantía, escasez de dinero y las dificultades económicas pueden acarrear decisiones que desde un escenario diferente no se tomarían. Este es un acto que no responde a un fenómeno inusual, pues siempre ante la necesidad está el realizar acciones que funcionen como medidas alternativas para salir adelante.

“Ocultar la identidad real también permite evitar el escarnio público al que puede ser sometida esta persona, pues los juicios muchas veces son inmediatos y contundentes. De esta forma el evitarlo es mucho más sano pues protege directamente a la persona y a su entorno”.

El término alter ego proviene del latín y significa el otro yo. Se usa para referirse a la segunda identidad o personalidad que un individuo asume en su vida privada, la cual puede ser distinta a su imagen pública.

Para el sociólogo, Máximo Quitral, alter ego puede ser una manifestación de deseos, impulsos o aspectos de la personalidad que cualquier hombre o mujer no se siente cómodo mostrando en su vida cotidiana. “Tal vez, en este caso, la persona que se presenta en esa plataforma desde el anonimato, le permite mostrar su real identidad, sus deseos y explorar su propia sexualidad”.

Avanzada nuestra conversación con “Bella” quisimos ir más allá aún y le preguntamos si en algún momento ha sentido arrepentimiento de haber optado a un método de trabajo que le ha hecho sentir tan mal, pero que, al mismo tiempo, le ha ayudado tanto a su economía. Ante la inquietud se sorprende y responde. “Chuta, nunca me lo había preguntado. Lo mío es hacer mis talleres a los niños, eso lo amo de corazón, pero no me da la plata que necesito. Vender contenido no me gusta, a veces me cuesta mucho hacerlo, pero te digo de corazón, no me arrepiento y no estoy tan segura de querer dejarlo”.

Durante toda la narración de su aventura la modelo de contenido erótico repite en incontables oportunidades que su principal preocupación y energía está enfocada en evitar absolutamente todas las pistas que la puedan dejar en evidencia, aunque eso implique postergar su vida sentimental.

“No he tenido ninguna pareja estable durante estos años, no porque no tenga la oportunidad, sino por el temor de ser descubierta. He hecho las cosas con gran precaución y una relación amorosa haría mucho más complejo mantener mi secreto en reserva absoluta”.

Luego que nos comentara la estricta lista de acciones a las que recurre para mantener su anonimato le planteamos una inquietud que le quitó las ganas de seguir revelando con un dejo de orgullo su hazaña. Sin rodeos le preguntamos qué pasaría si en algún momento su única hija descubriera su resguardado secreto.

Notoriamente descompuesta tapa su cara con las manos para después de varios segundos responder. “El día en el que sienta que todo se pueda arruinar y pueda hacerle daño a la persona que más amo en mi vida todo se termina, no me voy a arriesgar a una tragedia. Por más plata que me genere y por más que me guste jugar a ser otra el juego se termina de golpe y para siempre”.

 

Añade aquí tu texto de cabecera

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × tres =