Uncategorized

La insolación afectó a la dinámica del clima en edades de hielo

Europa Press

Las glaciaciones pasadas en el hemisferio norte estuvieron marcadas por transiciones repentinas entre fases frías y cálidas, cada una de las cuales duró varios miles de años. La

En edades de hielo pasadas, la intensidad de la insolación del verano afectó la aparición de períodos cálidos y fríos y fue clave en el desencadenamiento de cambios climáticos abruptos.

Así lo sugiere un estudio realizado por investigadores del clima, geocientíficos y físicos ambientales, que se publica en la revista Communications Earth & Environment.

Usando estalagmitas en los Alpes europeos, pudieron demostrar que las fases cálidas aparecían principalmente cuando la insolación de verano alcanzaba su máximo en el hemisferio norte.

Las glaciaciones pasadas en el hemisferio norte estuvieron marcadas por transiciones repentinas entre fases frías y cálidas, cada una de las cuales duró varios miles de años. La razón de estas fluctuaciones aún no se ha resuelto, pero la investigación apunta a efectos relacionados con el tamaño de las capas de hielo continentales.

El hielo de Groenlandia registra 25 de estos ciclos de frío y calor entre hace 115.400 y 14.700 años. Al investigar las estalagmitas en el sistema de cuevas Melchsee-Frutt en los Alpes suizos, los investigadores pudieron investigar por primera vez y con alta precisión 16 de tales fluctuaciones en el penúltimo período glacial hace 185.000 a 130.000 años.

Las estalagmitas en las cuevas son archivos cruciales en la investigación del clima y ofrecen pistas sobre los cambios en la temperatura, la precipitación y la cubierta vegetal. «Podemos determinar con precisión su edad y, por lo tanto, analizar la secuencia cronológica de las fluctuaciones climáticas abruptas de la edad de hielo, que identificamos utilizando valores de isótopos de oxígeno», explica el profesor Norbert Frank del Instituto de Física Ambiental de la Universidad de Heidelberg.

«Nuestras investigaciones apuntaron a si, además de los volúmenes de hielo en el hemisferio norte, los cambios orbitales en la distribución global de la insolación podrían haber influido en los cambios abruptos en el clima», afirma en un comunicado el director del estudio, el doctor Jens Fohlmeister, quien obtuvo su doctorado en física ambiental en la Universidad de Heidelberg y trabajó en el Centro Alemán de Investigación de Geociencias de Potsdam GFZ y en el Instituto de Investigación de Impacto Climático de Potsdam durante las investigaciones.

Los investigadores estudiaron las transiciones de los ciclos cálido-frío en la penúltima edad de hielo analizando la edad y la composición de isótopos de oxígeno de las estalagmitas del sistema de cuevas Melchsee-Frutt.

«Con base en los datos recién adquiridos, pudimos demostrar que las fases cálidas ocurrieron principalmente durante la fase máxima de la insolación de verano en el hemisferio norte, incluso cuando el nivel del mar, que depende del volumen de las capas de hielo continentales, permaneció cercana a su mínimo durante los períodos glaciales máximos», explica el Dr. Fohlmeister. Las simulaciones del modelo confirmaron estos hallazgos. De acuerdo con los datos de investigación del sistema de cuevas, las simulaciones predicen la frecuencia y la duración de las fases cálidas al nivel del mar correspondiente y la insolación existente.

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Comenta este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =